En esta entrada del blog vamos a comentar los tipos de ventanas que se puede llegar a hacer usando el aluminio para el marco. Como hemos explicado en anteriores entradas el aluminio es un material que nos ofrece unas series de características y ventajas sobre otros materiales tanto para su trabajo, el uso de este y su mantenimiento. Algunas de las características del aluminio y su uso son:

  • No atraen la suciedad gracias a sus acabados lacados.
  • Sus reparaciones, como el rozamiento de los herrajes son muy escasas y suaves.
  • El material garantiza, gracias a el proceso de anodizado al que se somete, una correcta adherencia de la pintura que le pongamos, impidiendo la corrosión del materia.
  • Su ligereza permite su rápida adaptación para cualquier tipo de obra para el que vayamos a usarlo.
  • Además y ya que hablamos de ventanas, se puede adaptar a cualquier tipo de espesor de vidrio, ofreciendo al mismo tiempo un aislamiento térmico y acústico.

Algunos tipos de ventanas dependiendo del tipo de apertura que vayamos a querer serán:

  • Practicables o abatible: apertura lateral de la hoja u hojas de la ventana sobre un eje, hacia fuero o hacia dentro de la vivienda. Una de sus mayores virtudes es su alto valor de aislamiento térmico y acústico. En contra requiere para su uso no tener cerca ningún obstáculo que limite la apertura.
  • Correderas: la más común de este tipo es el de dos hojas, deslizándose horizontalmente sobre el marco. Es muy útil para zonas donde su espacio está limitado por muebles, esquinas, pilares,… ;al no ocupar espacio adicional. En contra se puede decir que no aporta un aislamiento térmico total como las aperturas practicables.
  • Osciloparalelas: pensada para grandes superficies, las hojas correderas también se pueden abrir inclinándose hacia el interior de la vivienda, permitiendo de esta forma una buena ventilación

Esto son solo algunos ejemplos de ventanas dependiendo del tipo de apertura que se puede hacer con el aluminio y con las que trabaja Ibermontajes de Aluminio.