Dada la gran abundancia del aluminio, su maleabilidad, ligereza, resistencia a la corrosión, incombustibilidad y ser un material que protege a los edificios de los elementos, proporcionando un alto nivel de confort en el interior, la industria del aluminio ha visto un gran crecimiento en su sector en las últimas décadas, proporcionando una amplia gama de productos con propiedades específicas para cada uno de ellos con un sinfín de aplicación.

Las aplicaciones que se le puede dar a dicho material son inmensas. Unos cuantos ejemplos serían en el transporte, señalización, embalaje, construcción, decoración,… Estos dos últimos puntos es donde Ibermontaje de Aluminio y sus 30 años de experiencias en el sector han centrado toda su atención.

En la construcción el aluminio se ha convertido en un material óptico para su utilización, gracias a su resistencia, plasticidad, su baja densidad, su maleabilidad y su gran conductividad.

Con este material en la industria de la construcción se puede fabricar torres, puentes, pilares y columnas, puertas, marcos de ventanas, contramarco y umbrales, barandillas, prefabricados, chapas, chapas decorativas y antideslizantes para pisos, barras, tubos, vigas, canales,…

Por su propiedades anticorrosivas y su liviandad es muy usado para fabricar piezas de automóviles, embarcaciones, vagones de ferrocarril, motocicletas, bicicletas, aviones,…

Por su ligereza y elevada conductividad su uso mas frecuente es los tendidos eléctricos.

En cuanto a las posibilidades estéticas que dicho material ofrece son infinitas y con una grandísima durabilidad, como puede ser tratamientos mecánicos, lacados en color, texturas,… Además podemos afirmar que el aluminio tiene una tasa de recuperación en construcción del 95%, ahorra el 95% de la energía usada en su producción inicial y un 100% reciclable.

Dados estos ejemplos sobre sus propiedades y el uso que se da actualmente al aluminio Ibermontaje de Aluminio se siente muy orgulloso de trabajar en dicho material.